Qué debes saber al rescatar un plan de pensiones

Es muy importante conocer que implicaciones tiene rescatar  un plan de pensiones privado. Quizás estés pensando en contratar uno de estos instrumentos y no te hayas parado a pensar cómo funcionan fiscalmente.  También es posible que te hayan vendido el gran ahorro que vas a conseguir a la hora de hacer la declaración de la renta.  Bien aquí hay parte de verdad pero también mucho interés y por lo tanto vas a tener que abrir bien los ojos para no llevarte ninguna sorpresa.


¿Qué significa recatar un plan de pensiones?

El rescate del plan es el momento en que vamos a recuperar el capital que hemos ido acumulando durante años para que nos ayude a disfrutar de nuestra jubilación. Existen dos formas principales de hacerlo, la primera, es recuperando todo el capital y la segunda es recibir una renta mensual estilo la paga que reciben los pensionistas del fondo publico de la seguridad social.

Aunque nos pueda parecer lo mismo, no lo es en absoluto. En el primer caso estamos recuperando todo el dinero metido, sin embargo, esta no es una buena decisión a la hora de pagar menos impuestos. En el apartado de fiscalidad explicaré como va a tratar hacienda a nuestro rescate.

El segundo método nos proporciona una paga que va a depender del capital que hayamos sido capaces de acumular y del número de años que vayamos a utilizar para ir realizando el rescate. Hacienda se va portar mejor con esta segunda estrategia, pero claro, alargar el cobro del dinero que hemos ahorrado durante toda nuestra vida tiene un riesgo inherente a la propia vida. Quizás no lo lleguemos a cobrar íntegramente  lo que supondrá un beneficio para la entidad con la contratamos dicho plan de pensiones.

¿Tengo que pagar impuestos cuando rescato mi plan de pensiones?

La respuesta es un rotundo si. Sin embargo, si eres inteligente financieramente y tienes un conocimiento sobre las leyes fiscales podrás aprovecharte de los agujeros existentes. Para poder saber cuantos impuestos tendrás que pagar tendrás que calcular, en primer lugar, los impuestos que te estás deduciendo durante las aportaciones que realices anualmente. Seguidamente, deberás tener en cuenta que estas deducciones no son mas que una retención del pago de impuestos hasta el momento de rescatar el plan de pensiones.

En todos los casos es fundamental saber que los planes de pensiones se añaden a la base general y del ahorro. Esto quiere decir que hacer aportaciones a un plan de pensiones equivale a tener una renta menor y así pagar menos impuestos y del mismo modo, cuando lo rescatamos es como si nuestra renta subiese y con ello los impuestos que tenemos que pagar al estado.



La tabla anterior nos muestra cuales son los diferentes tramos y que tipo impositivo se le aplica a cada uno. Con las aportaciones anuales vamos a ir consiguiendo bajar el tipo impositivo en función de la cuantía de las aportaciones que vayamos haciendo a nuestro plan.

Cuando rescatemos el plan de pensiones será el momento de pagar los impuestos diferidos, sin embargo, la cantidad a pagar no va a tener relación con los impuestos que nos hemos desgravado durante años, sino que van a depender nuevamente de la tabla de arriba.

Imaginemos la siguiente simulación de aportaciones a nuestro plan:



Y ahora veamos que ocurriría en función del modo de rescate del plan que utilizáramos.



Como se puede apreciar con la simulación si rescatáramos el plan de una sola vez, hacienda nos aplicaría un tipo impositivo muy alto lo que significaría pagar muchos impuestos, lo que se comería gran parte de nuestra jubilación. El rescate por mensualidades es mas ventajoso porque se nos aplicaría un impuesto proporcional a nuestra renta lo que nos permitiría ir pagando impuestos poco a poco.

Personalmente, me parece vergonzosa esta forma de gravar las rentas. Los años en que un ciudadano tiene trabajo son los años en los que debería pagar impuestos porque tiene mas capacidad de ganar dinero. Un jubilado, en líneas generales, tiene poca capacidad para ganar dinero y por ello asumir esos gastos en sus últimos años de vida pueda resultar traumático.

Si no estás de acuerdo en como funciona un plan de pensiones privado tienes la opción de no contratar ninguno y ponerte en marcha y comenzar a construir el tuyo propio. Entre otras ventajas, dispondrás de una fiscalidad ventajosa y mucho mas justa para tus intereses personales. Sin embargo, este plan lo tendrás que ir rescatando progresivamente en forma de renta para que cuando llegues a tus días de jubilación no veas como el estado se queda con la mitad del mismo.

No hay comentarios: