Cómo construir un plan de pensiones a nuestra medida gracias a Jubiplan

El otro día buscando por la red me topé con un artículo de Pymes y Autónomos donde planteaban el problema de la jubilación para un sector tan importante con es el de los trabajadores que realizan su actividad por cuenta propia. La solución que ofrecían era la de que cada autónomo se construyera un plan de pensiones personalizado.

Sin duda me parece una alternativa muy interesante, tanto que actualmente todo lo que estoy escribiendo en invercado tiene que ver con este temática. Además, estoy desarrollando un sistema que te va permitir crear y gestionar tu propio plan con un esfuerzo mínimo y con un riesgo muy moderado.

Volviendo al tema de construir nuestro propio plan, desde Pymes y Autónomos, nos hablaban sobre los diferentes instrumentos financieros existentes en la actualidad para conseguir los 2 grandes objetivos que debe tener un plan, según ellos, rentabilidad y poco riesgo. Los diferentes productos de los que nos hablan son: Imposiciones a Plazo Fijo, Cuentas Remuneradas, Deuda Pública, Fondos de Inversión, Inversión directa en Bolsa e Inversión en una empresa.

Imposiciones a Plazo Fijo, Cuentas Remuneradas y Deuda Pública son lo mismo desde el punto de vista de la rentabilidad.


En estos tipos de inversión se pacta un retorno de la inversión (de ahí el concepto de fijo) y lo único que varía entre ellos es el momento en que vamos a cobrar los intereses y recuperar el capital inicial. Además tenemos que fijarnos en quién nos está vendiendo el producto y quien responde, es decir, se hace responsable de asegurar nuestro capital y el cobro de intereses.

¿Cómo funciona un Plazo Fijo?

Un Plazo fijo se contrata con un banco quien sería el responsable de salvaguardar el dinero y de pagarnos los intereses dentro de las fechas pactadas (trimestral, anual, a vencimiento del plazo fijo). Este instrumento tiene 2 grandes problemas que son: no podemos sacar el dinero antes de la fecha de vencimiento (si lo haces perderías los intereses generados incluso podrían cobrarte alguna comisión adicional). El segundo problema es que el banco hace negocio vendiéndote ese plan lo que significa que ellos van a ganar sí o sí.

¿Qué hace el banco con tu dinero cuando lo metes en un plazo fijo?.
Imagina que el banco te ofrece un plazo fijo a 2 años con una rentabilidad del 2,5%(T.A.E). Bien, si metes 1000 euros, entonces ellos te prometen que te pagarán 25 euros el primer año y 25 euros el segundo. Adicionalmente recuperarás tus 1000 euros iniciales. La suma es sencilla, tu le prestas 1000 euros al banco y dos años después tienes 1050 euros. ¿Cómo puede hacer esto el banco?.

Ellos tienen diferentes formas de actuar. La mas común consiste en comprar deuda pública de algún país que ofrezca la suficiente rentabilidad a 2 años vista para que el banco pueda pagarte a ti y llevarse un beneficio. ¿Os suena que está ocurriendo actualmente en la zona euro, el caso Chipre?. Sabiendo esto podemos llegar a la conclusión de que nuestra inversión será tan segura como el lugar donde el banco haya invertido nuestro capital.

Otra solución que han estado aplicando los bancos, en países como España, ha sido la de utilizar el capital procedente de los plazos fijos para hacer prestamos hipotecarios. Un negocio redondo para el banco ya que los hipotecados se encargaban de pagar los intereses de los plazos fijos. Sin embargo, como ya hemos visto, este gran negocio a largo plazo tenía algunos inconvenientes a corto plazo como ha sido una crisis de liquidez.


¿Cómo funciona la Deuda Pública?


Una vez que sabemos que hace un banco con nuestro dinero cuando se lo prestamos a plazo fijo es el momento de entender el instrumento que la entidad bancaria suele utilizar para hacer negocio: la deuda pública de los estados.

Un país tiene unas necesidades económicas para poder garantizar el bienestar de sus ciudadanos (otra cosa es que utilice el dinero en otras cosas) y por esta razón existen los impuestos. Sin embargo, no suele ser suficiente y por ello los países terminan endeudándose emitiendo deuda pública que pueden comprar: otros países, bancos del propio país y extranjeros y también particulares.

Ejemplos de países que compran deuda  tendríamos (Alemania, Francia, Holanda,...) comprando deuda de otros países como España, Portugal. Grecia o Italia. Luego tenemos a bancos nacionales comprando deuda del país como podrían ser Banco Santander o BBVA comprando la deuda pública de España. Finalmente, estarían los particulares que pueden hacer lo mismo comprando letras del tesoro u obligaciones del estado (hablo del caso de España) en función de la duración del cobro de los intereses.

Tipos de plazos de cobro de la Deuda Pública.

La deuda pública es un instrumento muy parecido a un plazo fijo donde un comprador entrega una determinada cantidad de capital a un estado (compra su deuda) y este último se compromete a devolverse una serie de intereses y el capital inicial al finalizar el plazo. La forma de definir los intereses a cobrar es en subasta pública lo que quiere decir que la remuneración para los compradores y los costes para los estados varía cada día.

Al igual que sucede con los plazos fijos, invertir en deuda pública no es seguro por 2 razones fundamentales. La primera es que no existe país que esté libre de una quiebra total de toda su economía. Existe infinidad de publicidad que nos está diciendo lo contrario cada día, sin embargo, en la naturaleza no existe nada estable, nada es seguro, la evolución y los cambios son constantes y los países que, no saben adaptarse a esos cambios y que están poblados de corrupción, están expuestos a no se capaces de pagar sus deudas. La segunda tiene que ver con la inflación, es decir, con la perdida de valor que sufre el dinero con el paso del tiempo.


¿Qué son las Cuentas Remuneradas?


Una cuenta remunerada es una cuenta de ahorro, ofrecida por alguna entidad bancaria, donde nos pagan intereses al hacer ingresos de capital. Son mucho mas flexibles que los plazos y la deuda pública ya que podemos hacer aportaciones a nuestro ritmo (esto las hace mucho mas atractivas para poder desarrollar nuestro propio plan de pensiones) y vamos cobrando intereses, mes a mes, sin embargo, estos intereses no suelen ir mas allá del 1,5% (T.A.E).
Si ves publicidad donde hablen de 3,5 incluso 4% T.A.E tienes que leer la letra pequeña, porque esto solo suele ser así durante los primeros 4 meses. Nosotros estamos hablando de un plan de pensiones donde son muchos años y necesitamos inversiones que sean capaces de batir la inflación a largo plazo, y por ello debemos centrarnos en rentabilidades sostenidas en el tiempo. Lo primero que necesitamos es desarrollar una mentalidad de inversor a largo plazo.
Después tener un plan definido donde tengamos claro cuanto dinero vamos a meter, cuando vamos a hacerlo, dónde vamos a invertir, cómo vamos a gestionar el riesgo, diversificar y saber cuando una inversión ya no está cumpliendo con nuestras exigencias de eficiencia.

En un próximo artículo seguiré explicando el resto de instrumentos financieros que nos puedan ayudar a conseguir mantener el valor del dinero con el paso del tiempo, incluso incrementarlo. Os mantendré informado cuando salga publicado.

1 comentario:

adolfo iglesia dijo...

con un plan de5500€CUANTO HAY QUE PAGAR A HACIENDA