Patrón de Riqueza versus Patrón de Pobreza

Gracias a multitud de investigaciones científicas hoy sabemos a ciencia cierta que los seres humanos funcionamos por patrones, es decir, que solemos realizar una serie de pasos predecibles para realizar ciertas tareas. Sin embargo, el origen de estos patrones están en la mente. Realmente, todo lo que hacemos lo hemos pensado antes y por ello si deseas realizar un cambio en tu vida primero es necesario que este cambio se produzca dentro de ti, ¿Y qué significa esto exactamente?. Significa cambiar tu modo de pensar. Existen múltiples formas de hacerlo que iremos describiendo en próximos artículos, pero ahora mismo es suficiente que entiendas que la esencia de todas estas técnicas consiste en buscar un patrón mental determinado y modificarlo. No hay más.

Es este articulo nos vamos a centrar en dos tipos de patrón relacionados con el dinero. Concretamente voy a describir cómo piensan las personas que son o serán ricas comparado con el pensamiento sistemático que tienen aquellos que son y serán pobres.

El patrón de pensamiento de un rico comienza en el momento en que llegan un conjunto de euros a su bolsillo. Si quiere estar dentro de la legalidad vigente, lo primero que hace es pagar al estado, por ejemplo, las retenciones que sufre su renta antes de que llegue a sus manos. Pero justo después, no está pensando en pagar a otros sino que piensa en pagarse a si mismo. En función de sus ingresos y gastos actuales escoge qué cantidad de dinero va a utilizar mes a mes para adquirir activos. Una vez ha hecho esto, entonces es momento de hacer frente a sus gastos corrientes, es decir, entonces y sólo entonces paga al resto.

Utilizando este patrón de comportamiento va acumulando activos con el paso del tiempo y año a año sus ingresos pasivos van creciendo lo que significa que incremente su riqueza personal acercándole a la libertad financiera. El sólo piensa en comprar activos con el dinero que le sobra porque sabe que es la forma más segura de tener flujos de dinero futuros que le permitan satisfacer sus necesidades. Ahora que ya sabemos cómo piensan las mentes ricas, la pregunta es, ¿Cómo piensan las mentes pobres?

El patrón de pensamiento de un pobre es mucho menos racional, está más influenciado por el momento, por las emociones que le sacuden y por ello hace justo todo lo contrario que los ricos. La mente pobre antes de tener esos euros ya está pensando en qué los va a utilizar y su finalidad, como animal emocional que es, no es otra que satisfacer necesidades, primero las básicas: comer, beber, dormir en un techo..., si después de este aún le queda dinero, entonces busca satisfacer necesidades de diversión, realización, compañía, actividades, lo cual es bastante saludable pero entra en un patrón de consumo que le hace adquirir pasivos, uno detrás de otro, consiguiendo con los años un aumento de los gastos procedentes de estos pasivos que le gusta adquirir en propiedad.

El pobre, primero paga al estado, después paga a otros y por último paga a los bancos cuando se ve obligado a hacer uso de las tarjetas de crédito o de las hipotecas para poder satisfacer sus necesidades que van en aumento como sus gastos y pasivos. Este círculo vicioso es el que permite predecir que no sólo va a seguir siendo pobre ahora sino que lo será toda la vida.

Desde INVERCADO queremos contribuir a crear un poco de conciencia en vosotros además de un alto grado de optimismo para que entendáis que a pesar de las crisis y del poder que algunos tienen en este mundo, en el fondo, cada uno de nosotros tenemos el poder de elegir nuestro destino, no con exactitud, pero por lo menos si podemos dar los pasos que nos permitan ir hacia la prosperidad y no a la escasez moral y económica.

1 comentario:

Judy Bermudez dijo...

Realmente instructivo, para mantener siempre presente. Gracias por compartir este material, puede resultar beneficioso para cualquiera.

Me gustaría colaborar a este mismo tema (de cierta forma) con estos 4 efectivos hábitos para implementar si se desea construir fortuna...