Mentalidad del inversor a largo plazo

La mentalidad del inversor a largo plazo. Una frase compuesta por varios conceptos muy importantes asociados a una de las inteligencias mas importantes en los tiempos que corren y presumiblemente, en los tiempos que nos esperan. Mentalidad, inversor y largo plazo.

Cada persona tiene una representación del mundo interna propia, una representación de la realidad en la cual le toca vivir. Sin embargo, quiera o no, termina teniendo puntos en común con otros gracias a que es influenciable como todos los seres humanos. Este hecho es perfectamente conocido por los medios de información que trabajan para quienes se dedican al negocio de ganar dinero con la bolsa, lo que genera una impresión en la gente de que la inversión en general y la inversión el bolsa en particular son peligrosos.

Ellos siempre tienen ejemplos a mano, que indican lo sencillo que es perder dinero cuando lo metes en la bolsa y obviamente recomiendan que si quieres sacar un poco de rentabilidad entonces pongas tus ahorros en manos de un experto. Sin embargo, estos expertos fracasan con gran frecuencia debido a que no aplican mentalidad de inversor a largo plazo. Ahora mismo te estarás preguntando, ¿que significa pensar a largo plazo?.

Significa pensar en la inversión como un capital compuesto por conocimiento y dinero intercambiado por algo, que crezca en mayor proporción que el dinero durante el transcurso del tiempo. Es decir, inversión, capital y tiempo están intrínsecamente relacionados y por lo tanto, todo candidato a inversión que intente ganarle tiempo al propio tiempo ya no es inversión sino especulación y por el echo de intentar romper esta regla tiene un riesgo innato asociado, independientemente del conocimiento y el dinero utilizado en el proceso.

Un inversor con auténtica mentalidad de largo plazo, no se preocupa por la cotización de las acciones de su cartera, sino que espera pacientemente a que el paso del tiempo le de la razón. La única razón para vender sus acciones es porque estas son incapaces de generar los flujos de efectivo esperados.

La evolución de los dividendos de las buenas empresas es predecible, y  a la larga siempre será creciente, asumiendo claro está, que la inflación durante este periodo sera positiva. La razón es que a la subida de precios siempre influirán aquellas empresas que sean capaces de mantener su posición a lo largo del tiempo.

Para finalizar, comentar que el mundo está cambiando, y no solo cada uno de nosotros tiene la obligación de aprender a adaptarse sino que las empresas están igualmente obligadas a innovar y con la velocidad de los cambios, detectar empresas que puedan tener un largo futuro es mas complicado sin embargo: aprendiendo día a día, disponiendo de herramientas informáticas que nos permitan gestionar y buscar eficientemente la información de utilidad y diversificando las fuentes de dividendos son  suficientes para poder conseguir llevar a buen término el objetivo de ser financieramente libre.

No hay comentarios: