La mentira de las deudas de los estados.

Hoy escuchamos que la deuda española se está pagando a máximos históricos. Las razones ofrecidas por los medios de comunicación y junto a expertos económicos, parecen poner como causa de este incremento a nuestro vecino Portugal. Los mercados están preocupados porque los portugueses podrían ser incapaces de devolver los préstamos que le han permitido y le siguen permitiendo financiarse.

Los mercados están especulando con la posibilidad de que Portugal tenga que ser rescatado y por esta razón, ya no sólo su deuda se encarece sino que también se encarece la deuda española. Me parece cuestionable que esto sea razón suficiente para encarecer una deuda viendo los efectos que esto tiene: multitud de reformas cuya consecuencia no es otra que empobrecer a la población, sin embargo, lo que me parece absolutamente incomprensible es que aquéllos que ahora mismo están aprovechando este encarecimiento de la deuda para comprar deuda, en próximos meses exijan rescatar a estos países como ya ocurrió con Grecia o Irlanda.

La gente está muy indignada con las medidas que está adoptando el estado, y con mucha razón, pero tenemos que ser conscientes que cada encarecimiento de la deuda española implicará que habrá que destinar más dinero generado en un futuro por el trabajo de todos los españoles en devolver intereses para este conjunto de prestamistas globales. Es decir, los españoles vamos a estar décadas trabajando no sólo para pagar nuestras deudas sino además para enriquecer a este conjunto de especuladores.

¿Qué puede hacer el estado?. Legalmente, en el marco económico actual, supongo que poco, sin embargo, cada día me pregunto con mayor frecuencia e intensidad, si de todos modos, tenemos que reducir gastos y sufrir medidas de ajustes económicos. ¿Porqué seguir endeudándonos?. Llevamos un ritmo en que las nuevas deudas pagan deudas anteriores, algo así como una mega-tarjeta de crédito que vamos a tener que pagar todos. En lugar de mantener este patrón erróneo, el estado debería utilizar todos estos recortes no para tranquilizar a los mercados financieros sino para bajar sus deudas y centrarse en incrementar los ingresos estatales, apostando por la innovación e investigación en todos los niveles de nuestra sociedad.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros?. Desarrollar nuestra inteligencia financiera y emocional, por una parte para tener mayor control de nuestras finanzas buscando reducir gastos e incrementar ingresos de formas alternativas a una nómina, mientras que la otra para desarrollar un control sobre nuestras emociones que nos permita no ser rehenes de nuestros deseos más materiales y en cambio buscar otras fuentes de satisfacción.

Una vez mas desde Invercado queremos animarte a que te conciencies de lo importante que va a ser tener control sobre tus propias finanzas con la intención de poder construir tu propio plan de pensiones a largo plazo y de construir un subsidio propio a medio plazo para poder descargar a un cada vez más maltrecho estado.

No hay comentarios: