Inversiones del siglo XXI: El chino

En las últimas semanas ha salido a la luz que China ha comprado una gran cantidad de deuda española, adquiriendo el 18% de la misma. Parece que poco a poco se va cumpliendo el hecho de que el gigante asiático va a tomar cada vez más protagonismo en el entorno internacional, y va liberándose de las cadenas que le ataban en su implosión económica durante tantos años. Por ello no es descabellado el empezar a pensar que el aprender el idioma de esta potencia en crecimiento puede ser una gran inversión.

Hasta la actualidad hemos pensado en el inglés como idioma fundamental de los negocios, pero probablemente en los tiempos que corren y tal y como están sucediendo los acontecimientos parece inevitable el pensar que el chino puede ser la gran inversión del siglo XXI en cuanto a formación se refiere.

En mi entorno conozco a varias personas que por sólo el hecho de conocer el idioma, ya les aseguran buenos puestos con una retribución considerable. El hecho de que en un futuro quizá trabajemos directa o indirectamente para empresas chinas hace que muchas organizaciones comiencen a alistar jóvenes con potencial y con dominio del chino.

Quizá me esté aventurando demasiado, pero si todo sigue la lógica, el chino puede resultar una muy buena oportunidad en el mercado de la formación, bien porque puedes fabricarte un negocio relacionado con el mismo (por ejemplo una academia especializada), o bien porque simplemente te dediques a aprenderlo para tener un activo, en este caso no en tu bolsillo, pero sí en tu currículum.

El mercado cambia contínuamente, y en la actualidad lo hace muy rápido, por ello es fundamental adelantarse a los acontecimientos si se quiere tener éxito. ¿Crees que el chino puede ser tu oportunidad de relanzar tu carrera?

No hay comentarios: