El por qué del cómo

¿Por qué actuamos como actuamos? Es una cuestión que me gustaría compartir en este artículo. Sumidos en una crisis interna, en España el sueño de casi cualquier joven es ser funcionario sin ni siquiera dar rienda suelta al pensamiento emprendedor. Los políticos se pelean una y otra vez en el congreso de los diputados intentando "encontrar" o como mínimo discutir las posibles soluciones a la situación económica del país. Para ello nombran parches como: Reforma laboral, reforma económica, retraso de la edad de jubilación, pero ¿no se dan cuenta?. Las soluciones anteriores sólo sirven para calmar los síntomas del problema, un problema cuya raíz es la actitud.

La actitud en España pasa por el conformismo, los miedos como ente emocional controla y bloquea el pensamiento, la reflexión y creatividad. La mayoría de los españoles debido a dicho miedo se sienten atraídos hacia la comodidad. La comodidad es la renuncia oficial a tus sueños, es cerrarte en una cueva porque te sientes seguro y perderte de este modo la belleza del bosque y las oportunidades que el mismo te ofrece. ¡Sí, dicho bosque también tiene amenazas, lo sé y somos lo suficientemente adultos para conocerlo! Pero lo que trato de expresar es que la actitud conservadora viene regida básicamente por tus miedos, algo que sólo tu mente crea y los cuales son fácilmente controlables si mejoras tu inteligencia emocional.

Estoy convencido que conoces a mucha gente que se levanta cada mañana para ir a trabajar en lo que no le gusta, detesta su trabajo, lo confiesa pero no actúa. Se escuda en su hipoteca, sus pagos, problemas. Está claro, el cambio no es fácil, nadie dijo que lo fuera, pero si la situación es incómoda, ¡no te conformes! ¡Actúa!
¡Revaloriza tu marca personal!

El camino para el cambio debe ser gradual, debe permitirte reflexionar en qué te gustaría desempeñar tu carrera profesional, todos tenemos algún talento, y estoy convencido que explotando dicho talento con gusto la recompensa llega sin tenerla que esperar en el andén de la impaciencia. Poco a poco, del mismo modo que consigues dinero ahorrado para invertirlo, también puedes invertir del mismo modo parte de tu tiempo en encontrar modos de explotar tus talentos. Yo soy fiel a estos ideales, tengo empleo, pero sin embargo también escribo y trato de concebir algo que me pertenece y que además me gusta compartir, mi tiempo y conocimiento. Debes saber que tu talento puede ser una de las fuentes de ingresos en tu vida, y te aseguro que ganarte la vida con lo que realmente te apasiona no tiene precio, y si lo tiene, sólo tú mismo lo podrás pagar.

No hay comentarios: