¿Qué Noche Vieja quieres para el 2011?

Esta noche despidiremos el año y esperamos que sea una gran noche, sin embargo, todos sabemos que es una noche diferente, exclusiva, nunca volveremos a despedir el 2010, y de esa escasez se aprovechan todos los agentes económicos para sacar partido. ¿Resultado de todo esto?. Precios excesivos que a más de uno le hacen replantearse si realmente vale la pena salir esta noche o si es mejor buscar una alternativa más económica.

Respecto a esta noche poco se puede hacer, pero donde si podemos hacer algo es respecto a la noche del 2011. Dentro de un año justamente se volverá a dar la misma situación, una noche especial, exclusiva, celebración del final del 2011. Y otra vez los precios, sea cual sea tu plan, volverán a ser excesivos. Entonces yo te pregunto, ¿Se puede hacer algo?.

Aquí hay varios planteamientos posibles, sin embargo, yo me pondré en un ejemplo muy claro. Imagínate que quieres una noche vieja con un gasto de 150 euros, dinero suficiente para poder tener una buena noche sin tener que estar excesivamente limitado.

El planteamiento del ahorrador convencional podría ser: Bien, voy a ahorrar 15 euros al mes desde enero y llegaré a noche vieja con 180 euros disponibles para poder financiar esa noche. Es una alternativa interesante pero tiene un problema, una vez finalizado 2011, tendremos 30 euros en el bolsillo y para poder celebrar la Noche Vieja de 2012 tendremos que volver a comenzar el mismo proceso.

El planteamiento del inversor o del ahorrador del siglo XXI, sería el siguiente: quiero disponer de 150 euros para financiar la noche vieja de 2011, entonces voy a ver qué activos puedo adquirir durante el año que sean capaces de generar un flujo de efectivo durante el 2011 que pongan en mi bolsillo esos 150 euros. ¿Cómo lo haría?. Buscaría acciones de empresas de largo recorrido que repartan dividendos y realizaría compras mensuales sobre aquella acción que ofreciese una rentabilidad del 5% o mas. ¿Cuánto dinero sería necesario ahorrar?. 3000 euros en un año, o lo que es lo mismo algo más de 250 euros mensuales. Esta cantidad puede parecer muy elevada, sin embargo, el ahorrador del siglo XXI sabe muy bien que el esfuerzo tiene una recompensa que merece la pena. ¿Por donde vienen estos beneficios?

Una vez construido el activo compuesto por la cartera de valores, esta habrá generado 150 euros en dividendos al finalizar el 2011, ¿Y qué ocurre en el 2012?. Este activo o cartera de valores volverá a generar un flujo de 150 euros o seguramente más debido al comportamiento que tienen los dividendos de las empresas sólidas respecto a la inflación (aumentan en la misma proporción como mínimo). ¿Y en los años siguientes?. Ya tendremos un flujo de dinero que pagará año a año nuestra noche vieja. ¿No es esto fantástico?. A mi si me lo parece y este es sólo uno de los ejemplos a los que es posible aplicar la inteligencia financiera que iremos desarrollando poco a poco quienes sigamos INVERCADO y otros sitios web que tratan de explicar como funciona el capital en la actualidad.

Feliz 2011 a todos.

No hay comentarios: