¿Que hago si acierto el Gordo de Navidad?. Segunda Parte

Por casualidades de la vida, o caprichos del bombo navideño, tenemos 300000 euros en nuestras manos. ¿Qué podemos hacer?. En el artículo predecesor hablábamos sobre dos tipos de comportamiento muy habituales entre las personas que se ven en estas circunstancias. Además mencionábamos una tercera posibilidad que nos permitiría no sólo conservar el capital base (incluyendo los efectos inflacionarios) sino que nos permitiría poder alcanzar una independencia financiera a unos años vista. ¿Cómo es posible?. Si quieres saberlo, sigue leyendo.

El primer paso sería distribuir este capital en 5 bloques de 60000 euros. Cuatro de ellos irían destinados a renta fija con el objetivo de obtener una rentabilidad del 5% medio. Existen muchos lugares en la red donde es posible: por una parte incrementar tu inteligencia financiera sobre cómo funciona la renta fija y por otra encontrar  los mejores productos en renta fija en cada momento.

El segundo paso consistiría en coger el quinto bloque de 60000 euros e invertirlo en renta variable. Aquí el objetivo sería hacer compras periódicas con INVERCADO,  obteniendo una rentabilidad de 5 o según el momento, incluso el 6% anual pero con la ventaja de que los dividendos ingresados irán creciendo año a año como mínimo al ritmo que lo hace la inflación.

Tras un primer año, habremos obtenido unos 12000 euros procedentes de los intereses de los depósitos y unos 3000 euros procedentes de los dividendos generados por las acciones bursátiles. Una vez hecho esto, aplicaremos un conjunto sencillo de reglas de gestión del dinero para aprovechar el poder del interés compuesto que se puede resumir en:

  • Cada año unimos los depósitos en renta fija, mas los intereses y unidos a los dividendos y hacemos un nuevo reparto, aunque cada año tenemos un bloque menos ya que la inversión en renta variable es a largo plazo mientras que la inversión en renta fija es a corto.
  • Siempre invertimos un bloque en renta variable y el resto en renta fija hasta que sólo tengamos un bloque que irá año tras año a renta variable.
Llegados al 6º año tendremos todo el capital invertido en renta variable siguiendo los criterios de Invercado y a partir de este momento reinvirtiremos los dividendos en renta variable hasta llegar al décimo año en que ya dispondremos de un flujo anual de 24300 euros aproximadamente deflactados al 2010, lo que supone una renta mensual de 2025 euros que ya permitiría poder vivir sin necesidad de tener que trabajar por dinero.

Los cálculos son orientativos y puedes verlos aquí, sin embargo es un fantástico ejemplo de cómo es posible gestionar un capital base aplicando inteligencia financiera para obtener una renta mensual que permita vivir sin necesidad de un empleo ni de gastar recursos del Estado.

No hay comentarios: