Libertad financiera, ¿realidad o ficción?

Cuenta la leyenda, un joven campesino de la baja Babilonia tenía un pequeño campo donde cultivaba trigo. Un buen día, decidió viajar hacia el norte con dos sacos de trigo. Cuando llegó a su destino, contempló sorprendido que los habitantes de la población que estaba visitando le ofrecían cambios de sus bolsas de trigo por objetos y otros cultivos. Curiosamente, en aquella zona había una gran demanda de trigo, por lo que finalmente el joven accedió a cambiar una bolsa de trigo por semillas de palmera datilera.
Ya de vuelta a su población de origen, el joven plantó las semillas de palmera datilera y observó como muchos vecinos de su campo le ofrecían grandes fortunas a cambio de dátiles y semillas de palmera datilera. El joven a cambio de una bolsa de trigo había sido capaz de constituir un activo que le proporcionaba riqueza.
Tras este relato es más que evidente que la libertad financiera está mucho más próxima a nosotros de lo que pensamos. Si fuésemos capaces de pensar por un momento todo lo que podemos hacer con nuestros ahorros (bolsas de trigo), de manera que podamos conseguir semillas que trabajen para nosotros (activos), que tras sembrarlas nos den los frutos y más semillas para repoblar dichos activos, veríamos que construir activos que nos liberen financieramente no dista mucho de la realidad.Hoy en día vivimos en una sociedad que facilita el conocimiento, si ese joven hubiese sido capaz de tener la información de la demanda de su trigo en otras poblaciones tal como hoy en día nosotros conocemos el estado de los mercados, todo hubiera resultado más fácil. ¿Por qué no empezar a ver más allá de nuestro campo de trigo? Las herramientas y el potencial existe, solamente hace falta una cultura financiera sólida y conocer que las limitaciones te las pones tú.

No hay comentarios: