La preparación para el cambio

Venimos de una crisis descomunal, que ha destruido miles de empleos a lo largo de los últimos años, pero la humanidad sigue pensando del mismo modo. La mentalidad no ha cambiado pese al fiasco económico. Nadie se da cuenta, o no quiere molestarse en entender que esta crisis no es más que el toque de campanas para la presentación del cambio, el nuevo mundo económico ya está aquí, un nuevo marco que a muchos puede resultar desconcertante. Miles de empresas se marchan a países de Oriente con el fin de ahorrar gastos (la muy conocida Globalización), muchos empleados pueden ya trabajar desde sus casas con una simple conexión a Internet y un teléfono móvil, y gran parte de tareas heredadas de la era industrial ya pueden ser llevadas a cabo al 100% por máquinas.

Todo lo comentado anteriormente tiene una explicación clara, vivimos un cambio de era. Hemos pasado de la era industrial a la era del conocimiento, la información fluye en milisegundos entre antípodas, pero nosotros seguimos con nuestros vetustos hábitos industriales.

Debemos prepararnos para el cambio, el concepto de empresa nunca será lo que antes fue, quizá, en un futuro, cada persona constituya una empresa, los denominados agentes libres, pero ¿Estamos preparados para ello?

Hay expertos que introducen el concepto de superPYME, que no es más que una PYME como cualquier otra que se sabe adaptar al cambio, a esta nueva era. Modificará su hábito de determinar las horas a trabajar, para pasar a pensar en el tiempo necesario a invertir para que sus empleados cumplan sus objetivos. Y sí, es un primer paso, la economía se reduce a números, y actualmente en la era de la información las empresas quieren resultados por encima de las horas que deben tener a sus empleados entre paredes. El cambio de era ha llegado, y esta crisis mundial es el primer aviso, toda empresa/agente que no tome las medidas oportunas para reinventarse en este nuevo entorno económico, adaptándose a las nuevas tecnologías, y tratando de flexibilizar la forma de trabajar de sus empleados está inevitablemente destinada al fracaso. Tras leer este texto reflexiona,¿está tu empresa preparada para tal cambio? Si respondes que no, toma medidas antes de que el cambio te sorprenda. Antes de que el cambio os sorprenda.

No hay comentarios: