El poder del Interés Compuesto

La mayoría de las personas tienen una serie de creencias erróneas sobre el dinero. Una de ellas es confundir el interés simple con el interés compuesto. Para ilustrar esta confusión utilizaré dos ejemplos muy comunes en nuestros días.

En primer lugar imaginemos que tenemos 1000 euros y compramos deuda del estado a 10 años a un interés del 5%. ¿Cual será el rendimiento de esta inversión durante estos 10 años?. El resultado de sumar los 1000 euros de capital inicial mas 50 euros recibidos cada uno de los años por 10 años, total, 1500 euros.

En segundo lugar imaginemos que tenemos 1000 euros y compramos un deposito a un año a un  interés del 5% durante 10 años, reinvirtiendo cada año  los intereses cobrados del año anterior. ¿Cual será el rendimiento de esta inversión durante estos 10 años?. Al final de 10 años tendremos 1628 euros

¿Donde está la diferencia?. En el poder del interés compuesto o reinversión año tras año de los intereses obtenidos lo que produce un crecimiento exponencial del capital y también de los flujos de intereses obtenidos mientras que el interés simple es directamente proporcional al tiempo, un bien que como sabemos es limitado. La magia del interés compuesto va mas allá y se potencia con el paso del tiempo, es decir, que tras 20 años, la diferencia entre la inversión con interés simple y la inversión con interés compuesto ya no sería de 128 euros sino que llegaría a ser de 653 euros. Y si alargamos la vista a 30 años entonces esta diferencia ya sería de 1821 euros. ¿No te parece una gran ventaja conocer y aplicar este principio en la gestión del dinero que lleva tus manos?

Yo creo que es imprescindible que tengas en mente al interés compuesto para que puedas multiplicar los ingresos con el paso del tiempo y poder así transformar dinero en ingresos recurrentes y crecientes que te vayan acercando a ser libre financieramente.  

No hay comentarios: